Recetas

Esto de comer sano y rico es un arte, así que  pongo mi granito de arena con algunas de mis ideas.

  • Ensalada de Tomate, Cebolla Colorada, Zanahoria y Jengibre.

Rallar  una zanahoria en un recipiente. Agregar un tomate sin piel ni semillas cortado en trozos pequeños y un cuarto de cebolla mediana cortada en trozos pequeños también. Finalmente rallar un trozo pequeño de jengibre sin perder su jugo y mezclarlo con la preparación anterior.

Aderezar con una pizca de sal marina, no demasiada, verter un chorro generoso de aceite de oliva y listo!!! Ahora tenemos una deliciosa y saludable ensalada con un sabor diferente que la vuelve más interesante al paladar. Comemos algo sabroso mientras fortalecemos nuestro sistema inmulógico ;) Genial!!!

El tomate, al igual que la berenjena, es una solanácea por lo que es importante retirarles la piel y las semillas para volverlos más saludables para nuestras articulaciones.

Alimentarse concientemente, disfrutando los alimentos que son tu medicina, es el camino hacia salud de la persona sabia.

 


  • Ensalada de Zanahoria y Brotes de Alfalfa.

Rallar una zanahoria en un recipiente y agregar, aproximadamente, el mismo volumen de brotes de alfalfa.

Agregar una pizca de sal marina, no demasiada, y un chorro generoso de aceite de ajo.

Mezclar bien y luego agregar unas ramitas de cilantro bien picado, mezclar un poco más y listo!!! Ahí tienes una ensalada con un sabor peculiar, interesante y muy nutritiva!!! Puedes decorarla con una rodajita de zanahoria y una ramita de cilantro ;)

 

  • Ensalada de Zanahoria, Pepino y Hierbabuena:

Rallar una zanahoria, y un pepino. Mezclarlos. Salar a gusto ( se sugiere ser moderado con la sal marina) Luego agregar el jugo de un limón. Mezclar bien y agregar 4 cucharadas de hierbabuena picada fina. Mezclar y decorar con hojitas de hierbabuena antes de servir.

 

  • Espaguetis o tallarines a la albahaca picantita:

Cocinar los espaguetis a su gusto.

Cuando la pasta está casi lista empezar a hacer el aderezo para preservar la frescura de la albahaca.

Trozar con la mano 3 ramitas de albahaca, mezlarlas con nueces picadas pequeñitas, aceite de ajo y aceite de jalapeño. Colocar la pasta ya colada en el plato y verter la mezcla encima. Espolvorear semillas de sésamo dorado y sésamo negro. Aderezar el plato con un par de trocitos alargados de jalapeño rojo y verde. Y listo!!! Ahora, a disfrutar los sutiles sabores que harán de este saludable plato una delicia para tu paladar.

Nota importante: Siempre sugiero consumir pasta preparada con harina integral de buena calidad. Luego cocinarla en agua con sal marina y un poco de aceite de oliva extra virgen.

 

  • Espaguetis con salsa de berenjena:

Pelar 10 berenjenas, quitarles la piel y luego las semillas. Lo que queda, sin semillas ni piel, lo cocinamos con muy poquita agua en una olla. Cuando la berenjena se pone “transparente” está lista. Dejar enfriar, licuar con aceite de oliva extra virgen y agregarle una pizca de sal marina. Si lo deseas le agregas un diente de ajo rallado. Licuar bien y tenerla lista para cuando cocinemos la pasta.

Cuando los espaguetis están listos, colados  y bien escurridos, entonces vertemos la salsa de berenjena encima. Mezclamos bien y servimos los platos. Puedes decorarlos con la cáscara de la berenjena haciendo una flor en el borde del plato o simplemente le pones una tiritas arriba que le den un toque de color.

EVITAMOS LA PIEL Y LAS SEMILLAS DE LA BERENJENA PARA TENER ARTICULACIONES FLEXIBLES PARA TODA LA VIDA. Claro que además tomamos otras medidas ;)

 

  • Leche de Almendras.

Remojar 200 gramos de almendras crudas durante unas 12 horas para “activarlas y digerirlas mejor”

Pasado ese tiempo,  puedes eliminar el agua que se utilizó para remojarlas. Pela las almendras, lleválas a la licuadora para triturarlas en un litro de agua filtrada.

Te sugiero agregar el agua de a poco y licuar la mezcla al menos 5 minutos para que se trituren bien.

Luego de que están bien trituradas ya puedes colar la preparación.  Puedes utilizar una media de nylon en el colador.

Colocar la leche en un recipiente de vidrio en la heladera, donde puedes reservarla hasta 48 horas para disfrutar su frescura.

Siempre: cuanto más fresca la bebas mejor!!!

Puedes beberla sola o endulzarla con stevia, agregarle vainilla o canela en polvo para darle un toque de sabor diferente.

Que disfrutes esta nutritiva preparación.

Indicada para:

Personas con intolerancia a la lactosa y al gluten (celíacos)

Personas que tienen cifras elevadas de colesterol y triglicéridos.

Personas con gastritis o problemas gastrointestinales.

En casos de diarrea y vómitos por su contenido de potasio, entre otros minerales como el calcio, el fósforo, el hierro, el manganeso y el zinc.

Es rica en vitamina E, además de aportar numerosas vitaminas como varias vitaminas del complejo B, el retinol y el caroteno, entre otras.

Su indice glucémico medio la hace un alimento a tener en cuenta en la dieta de una persona con diabetes.

Contraindicada en personas alérgicas a los frutos secos, personas con hipofunción tiroidea y en bebés.

No se recomienda su consumo en la infancia, dada su acción bociógena (Los bociógenos son compuestos químicos que bloquean la absorción y utilización del yodo, lo que frena la actividad de la glándula tiroides)

Les comparto este bonito enlace de la “Cocina de Atma” de Uruguay que ilustra esta preparación:

Por información más detallada acerca del valor nutricional de la leche de almendras les sugiero leer ésto.

 

  • Mayonesa de Zanahoria:

Pelar, cortar en pequeños trozos y cocinar hasta que estén tiernas 4 zanahorias con una pizca de sal marina.  Colar y reservar el líquido restante. Licuar las zanahorias en la licuadora e ir agregando aceite moderadamente, y si lo prefieres un poquito del agua de la cocción. Se obtiene una deliciosa mayonesa muy nutritiva. Ideal para quienes tienen problemas de colesterol.

Podemos agregarle medio diente de ajo al momento de licuar o directamente usar el aceite de ajo. Queda deliciosa y aumenta el valor nutricional de la preparación!!!

Si prefieres reducir algunas calorías puedes sustituir el aceite por el agua de la cocción, no queda tan rica.

 

  • Sopa Crema de Zapallo y Cebolla:

Colocar en una olla una cebolla blanca mediana cortada a la mitad, 4 dientes de ajo enteros y pelados. Agregar un kilo zapallo con cáscara cortado en trozos. Cubrir los vegetales con agua y agregarle una pizca de sal marina.

El uso de la sal es opcional, ahora bien, si tenemos hipertensión arterial es mejor evitar consumirla.

Cocinar los vegetales con la olla tapada. Cuando el zapallo esté bien cocido apagar el fuego y dejar enfriar.

Cuando se enfriaron bien los vegetales licuarlos bien en el agua de la cocción y luego guardar la sopa crema en la heladera.

A la hora de alimentarse, calentarla y luego de colocarla en el plato rallar en cada plato un trozo pequeño de jengibre. No mezclar, dejarlo arriba. El jengibre le dará un toque delicioso y la volverá más nutritiva y saludable.

Esta sopa es ideal para cuando llegamos con mucho frío a la casa como en las noches del invierno uruguayo. Aunque yo también la disfruto mucho en el calorcito de Panamá. Deja una sensación agradable en el estómago. Pruébala y verás ;)